¿Quiénes somos?

A.V.A.R. es una asociación fundada en 1996, que surge de la iniciativa de un grupo de personas diagnosticadas en su momento como enfermos alcohólicos, los cuales asumen responsablemente el compromiso de participar en la lucha por esta causa.

AVAR no está inspirada en ningún criterio político o religioso y por ello su comportamiento interno es libre, democrático, participativo y respetuoso con todos sus miembros.

A.V.A.R. está reconocida a todos los efectos, ante los Organismos oficiales correspondientes, estando dotada de los medios técnicos exigidos para actuar y prestar un servicio social, caracterizándose por su acción terapéutica ante el alcohol.

¿A quíen nos dirigimos?

  • Nuestra asociación se dirige a cualquier persona, sea cual fuere su posición social que, conscientes o no, sientan necesidad de tomar bebidas alcohólicas para vivir, ya sea en mucha o poca cantidad, resultándoles difícil abandonarlas.

  • A personas que, por causa del alcohol, noten algún deterioro físico y/o psíquico en su persona y ello genere problemas en su entorno.

  • A quienes, observando o no estos síntomas, les cueste poner en práctica su maravilloso derecho a la LIBERTAD de decidir sin la dependencia del alcohol.

¿Qué pretendemos?

Ser una asociación solidaria, progresista, y realista, inmersa en la sociedad, sintiéndonos partícipes y abiertos a todo colectivo o particular interesado en trabajar por esta causa, desde una perspectiva social y humana.

Colaborar con Organismos Oficiales, participando en sus programas en torno a este problema, poniendo a su servicio toda nuestra experiencia.

Financiamos con nuestras aportaciones y las de personas o empresas protectoras, además de las subvenciones que puedan conceder los Organismos competentes.

Avar es una asociación sin ánimo de lucro.

Nos organizamos

Estando adheridos a la Federación de Alcohólicos Rehabilitados de Castilla y León (F.A.R.C.A.L) y a través de ésta, a la Federación de Alcohólicos Rehabilitados de España (F.A.R.E).

Escogiendo libre y democráticamente a los compañeros miembros de la Junta Directiva.

Un grupo de rehabilitados, trabaja, analiza y estudia la realidad del problema, ayudando a sus nuevos compañeros a la evolución de éstos en sus comienzos.

El sector familiar, orientado por un técnico, aprende, contrasta y coopera con la Asociación para la rehabilitación del familiar afectado.

Un equipo de expertos y profesionales ayudan, tanto a nivel personal como colectivo, a iniciar una nueva vida sin alcohol a todos aquellos que lo necesiten.