Preguntas frecuentes

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo, también conocido como dependencia del alcohol, es una enfermedad que incluye los siguientes cuatro síntomas:

  1. Deseo insaciable: una gran necesidad o deseo compulsivo de beber alcohol.
  2. Pérdida de control: la incapacidad de dejar de beber alcohol una vez que se haya comenzado.
  3. Dependencia física: síndrome de abstinencia con síntomas tales como naúseas, sudor, temblores y ansiedad, que ocurren cuando se deja de beber alcohol.
  4. Tolerancia: la necesidad de beber cada vez más cantidad de alcohol a fin de sentirse eufórico.

¿Es una enfermedad el alcoholismo?

Sí, el alcoholismo es una enfermedad. El deseo insaciable que el alcohólico siente por el alcohol puede ser tan fuerte como la necesidad de comer o beber agua. Un alcohólico continuará bebiendo alcohol aunque tenga problemas serios con la familia, con la salud o con la ley.

¿Se puede tratar el alcoholismo?

Sí, el alcoholismo es tratable. Los programas para el tratamiento del alcoholismo se sirven tanto de la consejería como de las medicinas para ayudar a que una persona deje de beber. La mayoría de los alcohólicos necesitan ayuda para recuperarse de su enfermedad. Con apoyo y tratamiento, muchas personas pueden dejar de beber y reconstruir sus vidas.

¿Qué personas no deben de beber alcohol?*

Hay ciertas personas que no deben beber alcohol en absoluto:

  • Mujeres embarazadas o que están intentando quedar embarazadas.
  • Personas que piensan conducir o realizar actividades que requieren estado de alerta y destreza (como el uso de maquinarias de alta velocidad).
  • Personas que estén tomando medicinas, recetadas o de venta libre.
  • Personas con padecimientos médicos que puedan agravarse con el alcohol.
  • Alcohólicos en recuperación.
  • Personas menores de 18 años.

*  Según el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAAA).